Zara se pinta con grafeno

Moda y tecnología siempre encuentran caminos donde converger. Un ejemplo es el de Inditex y Graphestone. El gigante del ‘retail’ ha confiado en la pintura de la joven empresa española para restaurar su próxima tienda en el distrito financiero de Broadway, una alianza que se repetirá en las próximas reformas del grupo textil. El recubrimiento incorpora grafeno en su formulación, un material que le concede propiedades increíbles.

Graphestone es el resultado de una ‘joint venture’ entre la fabricante sevillana de pinturas IEDISA y la alicantina Graphenano, la única empresa capaz de producir grafeno a escala industrial. La base de su pintura es una cal de “la más alta calidad, única en el mundo”. Graphestone emplea un sistema de fabricación artesanal de la cal que data de “mediados del siglo XIX” y “se obtiene en hornos de leña como los que utilizaban los romanos y los árabes”. Esta sustancia aporta transpirabilidad y poder antibactericida.

El ‘ingrediente’ clave de la formulación, sin embargo, son las nanofibras de grafeno, que actúan como una malla de soporte a nivel molecular. El llamado ‘material de Dios’ presenta unas características formidables: es 200 veces más fuerte que el acero estructural, un 20% más flexible y conduce “extraordinariamente” la electricidad y el calor. Estas cualidades otorgan nuevas propiedades a la pintura.

Es una pintura totalmente ecológica, ya que no contiene sustancias cancerígenas ni agentes nocivos. Los recubrimientos naturales, sobre todo los basados en minerales, son buenos absorbentes de CO2. Pero fallan en resistencia, de forma que obligan a repintar “al poco tiempo”, además de necesitar muchas capas para cubrir bien la zona, según explica el vicepresidente de Graphenano, José Martínez. Graphestone soluciona este problema gracias a la introducción de nanofibras de grafeno en su composición que forman una malla estructural interna capaz de dotar a la cal de un armazón “mucho más consistente y flexible”. Así mejora la resistencia de la pintura y permite una durabilidad de hasta 10 años. “Ni se descascarilla ni se cuartea”, indica Martínez.

El grafeno también potencia la capacidad de la pintura para controlar los agentes contaminantes. Un bote de 15 litros de Graphestone es “capaz de absorber 4,8 kilogramos de CO2”. Su uso en fachadas, permite proteger a las paredes de las emisiones dañinas y corrosivas que pueden dañar las estructuras. En interiores también ayuda a purificar el ambiente. Además, el producto es antibacteriano, antimoho y antihongos.

Esta lista de ventajas ha convencido al ‘gigante’ Inditex, que ha convertido a Graphenstone en su proveedor oficial. La prueba de fuego de la empresa de pinturas ha sido en una de las reformas más emblemáticas del grupo: la reforma de un espacio comercial en el emblemático Manhattan, en el distrito financiero de Broadway, uno de los barrios comerciales más conocidos del mundo.

El inmueble, que ya está siendo rehabilitado con la gama de productos Graphenstone, fue construido en 1898 por el arquitecto americano George Browne Post. El edificio, conocido como St. Paul Building, cuenta con una fachada de columnas de hormigón, “material que se generalizó en la época como alternativa al hierro y la madera para aprovechar sus ventajas desde el punto de vista constructivo”. Los productos con grafeno se están aplicando tanto en los espacios interiores como en los exteriores de Zara. A partir de ahora Graphenstone se suma a las reformas y ampliaciones realizadas por el grupo textil en los 57 países donde tiene presencia.

Fuente: El Mundo

Share on FacebookTweet about this on Twitter